Garruchadigital.com

Puerto, Playa y Mar.

El Parador de Mojacar, 50 años.

El Parador de Mojácar cumple medio siglo de antigüedad. El emblema y el origen del turismo en la costa del Levante de Almería. El edificio del Parador se terminó en agosto de 1965, pero no se inauguro oficialmente hasta el 8 de marzo de 1966.

 

Fue en el año 1963, cuando el Gobierno de España, con Manuel Fraga como Ministro de Información y Turismo, decidió construir un parador en el Levante peninsular para estimular la economía de una zona, empobrecida y con una emigración galopante, que amenazaba con dejar a la comarca en un desierto demográfico.

Estos proyectos se enmarcaban también en la necesidad imperiosa de atraer turistas extranjeros que aportaran divisas a las arcas nacionales, también exhaustas. El propio municipio de Mojácar, estaba empobrecido, sin actividad pesquera y tan despoblado por la emigración que llegó a plantearse su anexión a la cercana Villa de Turre.

Se estudiaron varias posibilidades para emplazar el nuevo Parador, el castillo de Guardias Viejas, en Roquetas de Mar; así como el de Vélez Blanco, si bien esta última opción no tardó en desecharse por carácter privado del monumento, la mala red viaria de la comarca, y el escaso interés turístico de Los Vélez en aquellos años.

Fue la tenacidad de Jacinto Alarcón, alcalde por entonces de Mojácar, que con su coche se encamino a Madrid, en su Renault Gordini y se presentó enfrente del ministerio. Se sentó allí y no se fue hasta que le confirmaron que Fraga consideraría la opción de Mojácar como destino del Parador de Almería. Nunca dijo cuántos días esperó allí sentado.

Con la decisión tomada, el emplazamiento elegido frente al mar, en una tierra de la familia de Los Loperos, al parecer, vendió la parcela por un precio simbólico de 6 reales —peseta y media— el metro.

El Parador Nacional de Turismo de Mojácar supuso situar en mapa turístico nacional e internacional la costa del Levante almeriense, en una época en que ni la comarca ni aún la provincia contaban con una oferta hotelera de calidad.

El Parador constituye un monumento vivo al desarrollo de la industria turística en nuestra comarca.